Guía completa para realizar efectos de lluvia

0
845
Podría decirse que, de todos los efectos meteorológicos, el efecto lluvia es el más popular y reconocible.
Una de las llamadas con la que los técnicos nos echamos a temblar es esa en la que te preguntan (esperando una respuesta inmediata) “¿Qué precio tiene una jornada de efecto lluvia?” como las cápsulas Hoi Poi se me han agotado y Doraemon no está en mi equipo de efectos especiales, me veo obligado a responder con un breve cuestionario que, por lo general, deriva en una jornada de localizaciones.

1) ¿Tenemos agua?

La base del efecto lluvia es el agua, sí, parece muy obvio pero no podéis ni imaginar la de veces que recibo un “NS/NC” por respuesta. Las principales fuentes de agua son:

A- Red de agua potable / riego
B- Pozo, río, lago, estanque, manantial…
C- Camión cisterna

A- Red de agua potable / riego
En caso de que la localización disponga de acceso a una red de agua, lo primero que debemos hacer es consultar la legislación vigente ya que dependiendo de la fecha y el lugar,  en ocasiones pueden existir restricciones relacionadas con el uso y consumo de agua por motivos relacionados con temporadas de sequía por ejemplo.
Resueltos los aspectos legales debemos comprobar sobre el terreno si la red de agua a la que tenemos acceso tiene la suficiente presión y caudal para alimentar los dispositivos que vamos a utilizar.

B- Agua procedente de un pozo, río, lago, estanque, manantial…
Al igual que en la opción anterior lo primero que debemos hacer es solicitar los permisos para extraer agua de alguna de las fuentes citadas. Teniendo en cuenta que dependiendo de la ubicación de la localización, esta gestión puede ser un proceso largo en el que estén involucradas diferentes administraciones: Ayuntamiento, Diputación, Seprona, Consejería de Medioambiente, Confederación hidrográfica….

El siguiente paso es determinar la ubicación del set con respecto a la fuente del agua para calcular la potencia de la bomba de extracción y los metros de manguera que necesitaremos.

Finalmente y este paso es también común a la opción C que ahora veremos, debemos avisar a los equipos de Dirección de Arte , vestuario y peluquería de que el agua que utilizamos no ha sido sometida a ningún proceso de potabilización o filtrado, por lo que al secarse, deja residuos. De este modo, si estamos rodando un plano en el que aparezcan coches, el equipo de arte debe estar prevenido para entre las distintas tomas, limpiar carrocerías, parabrisas y cristales ya que al secarse, el agua dejará residuos similares a esas lluvias de verano que dejan los coches llenos de barro. Con el vestuario pasa lo mismo, en caso de tener previsto rodar más tarde con los mismos personajes y vestuarios, no bastará con secar la ropa, por lo que es conveniente avisar para que el equipo de vestuario tenga previstas mudas adicionales. En relación con el departamento de peluquería y maquillaje es posible que deban lavar el pelo de los actores tras una jornada en la que tengan el pelo en contacto con lluvia procedente de agua estancada.

C- Camión cisterna
La ausencia de cualquiera de las opciones anteriores implica la contratación de uno o varios camiones cisterna que nos asegurarán disponer de agua en cualquier localización a la que pueda acceder un camión cisterna.
Durante la jornada de localizaciones deberá tenerse en cuenta la ubicación del camión, intentando siempre que se sitúe en las zonas más elevadas de la localización para aprovechar el desnivel y ganar algo de presión. Estos camiones necesitan estar arrancados para hacer uso de la bomba y la bomba en sí también es ruidosa, por lo que el equipo de sonido tendrá que estar prevenido porque probablemente no sea posible registrar diálogos con nitidez por culpa del ruido. Esto suele solucionarse ubicando el camión más lejos del set pero implica el coste adicional del más metros de manguera y más potencia de bomba, por lo que merece la pena valorar si es menos costoso doblar la secuencia.
En función de la duración de la jornada, el número de planos con lluvia y la distancia entre la localización y lugar de carga del camión, estableceremos la capacidad de la cisterna y la necesidad de contar con más de un camión ya que en caso de necesidad constante de agua, el tiempo de ida, carga y vuelta al set de rodaje puede implicar tener a un equipo de decenas de personas parado que sin duda es más costoso que disponer de un segundo camión para asegurarnos de que en ningún momento falta agua para realizar el efecto.

 

2) Fittings, ¿Qué norma utiliza la fuente de agua?
Racor contraincendio tipo Barcelona
Racor contraincendio tipo Barcelona
El siguiente paso tras seleccionar el origen del agua será ver el tipo de norma del que dispone el surtidor de agua / camión cisterna para preparar los acoples adecuados en nuestros equipos, enlaces reducidos, racores, válvulas, bifurcados, etc.

 

3) ¿Qué superficie necesitamos cubrir con lluvia?

Una vez resueltos todos los aspectos relacionados con la fuente de la que tomaremos el agua para realizar el efecto, es necesario establecer el área que necesitamos cubrir con lluvia. En ocasiones podremos utilizar una simple manguera de riego y en otros casos deberemos utilizar varias torres de lluvia.
Cuando el presupuesto aprieta, que por desgracia es más que habitual, con un poco de imaginación podemos resolver un plano con lluvia convincente. Imaginemos que nos piden una extensión grande a cubrir con lluvia que veremos a través de una ventana. En este caso y a falta de presupuesto para ubicar torres de lluvia podemos seguir los siguientes pasos:

– Regamos el suelo de toda la superficie que la cámara es capaz de ver.
– Si se trata de un suelo de tierra, césped o cualquier terreno blando cavaremos pequeños hoyos que llenaremos con agua para que los figurantes en segundo plano pisen al pasar provocando salpicaduras.
– Mojaremos los cristales de la ventana a través de la que vemos la lluvia.
– Con una manguera a la que conectaremos alguna lanza, rociador o pulverizador que transforme el chorro en gotas (a falta de accesorios, colocar el pulgar podría ser suficiente) apuntamos hacia arriba y nos colocamos en uno de los laterales en el exterior junto a la ventana.
– Los figurantes y / o vehículos que puedan aparecer en segundo término lo harán mojados, con paraguas, limpiaparabrisas activados, etc.

El conjunto de todos estos elementos nos ofrecerá la ilusión de que la lluvia abarca todo el terreno de nuestro campo de visión.
En ocasiones como estas en las que la imaginación supera las barreras de los medios siempre hay alguien en rodaje que en tono desconfiado te pregunta “¿con una manguera vas a hacerlo?” suele ser el tipo de gente que no se ha parado a cuestionarse si un bestseller se ha escrito con un MacPro de 12 núcleos o un boli Bic de 0,50 €. Lo importante, por lo que nos pagan, es por el efecto, la causa debería ser intrascendente mientras el efecto sea el deseado, pero sí, puedo llegar a aceptar que alguien recele en estas ocasiones, pagar por intangibles, en este caso por la capacidad de inventiva, no es fácil para todos.

Una vez tengamos respuestas a estas preguntas, podremos determinar el equipo técnico y humano que necesitaremos para realizar el trabajo, que podremos presupuestar teniendo en cuenta éstas y otras variables comunes a cualquier tipo de proyecto: fecha de rodaje y tiempo del que disponemos para preparar el efecto, rodaje nocturno, en festivo, etc. Localización (kilometraje, alojamiento, dietas, etc)
Tarifa, cada técnico tenemos la nuestra.

 

Equipos necesarios para hacer un efecto lluvia

Como he comentado anteriormente, dependiendo de las circunstancias que rodeen al proyecto, podremos utilizar equipamiento de riego doméstico o bien utilizar equipos específicos de efectos especiales.
Estos equipos son una mezcla de sistemas contra incendios y accesorios fabricados a mano ajustándose a las necesidades o posibilidades de cada técnico. Si vas a construirte unas torres de lluvia, asegúrate de que tienen un tamaño que se ajusten al vehículo del que dispones o te verás obligado a alquilar una furgoneta cada vez que vayas a utilizarlo. En este caso, no es necesario renunciar a nada, puede fabricar las torres por tramos.
El funcionamiento es muy sencillo, desde la fuente de agua (boca de riego, incendios, camión cisterna, bomba en un pozo, lago, etc) saldrá una manguera contra incendios que llevará el agua hasta un distribuidor que derivará el agua a las diferentes torres o accesorios por los que saldrá el agua para crear el efecto lluvia.

Distribuidor equipo de lluvia
Distribuidor equipo de lluvia
El distribuidor presenta un grifo principal para cortar el paso de agua y llaves individuales para cada canal, lo que nos permite utilizar únicamente los canales (uno por torre) que necesitemos sin pérdida de agua. Cada canal está compuesto de una llave que permite abrir o cerrar el flujo de agua procedente del principal y un racor en el que engancharemos la correspondiente manguera que proveerá de agua a cada una de las torres.
Las mangueras secundarias son de menor tamaño que la principal ya que una misma fuente de agua debe alimentar a varias secundarias y estas a su vez conducir el agua hasta la torre de lluvia y elevarla y una reducción de tamaño ayuda al aumento de presión. Los diferentes racores se unirán a las mangueras con abrazaderas bien atornilladas ya que deben soportar grandes presiones y una fuga en un set lleno de componentes electrónicos puede ser un desastre y no siempre existe un seguro de rodaje.
Una vez hemos definido el número de torres que debemos alimentar para crear el efecto deseado, cerraremos las llaves correspondientes a los canales que no utilizaremos y lanzaremos una manguera desde las bocas que utilizaremos hacia las torres, que en su base cuentan con un fitting al que enganchar la manguera.

Detalle de la base de una torre de lluvia
Detalle de la base de una torre de lluvia
Para llevar a cabo el trabajo con seguridad y optimizar el consumo de agua es aconsejable un equipo de 3 técnicos de efectos especiales comunicados por walkie. Uno en el origen del agua que marcará el proceso. Al recibir el aviso por parte del equipo de dirección, abrirá la llave principal que conducirá el agua hasta el distribuidor, donde un segundo técnico se encargará de que estén abiertas las llaves correspondientes a las torres que van a usarse y solucionar cualquier problema derivado de fugas. Cuando disponemos de canales libres podemos enganchar una manguera que retorne al origen cuando es una cisterna, lago o similar (básicamente en cualquier circunstancia salvo cuando tomemos el agua de la red) de este modo podemos abrirlo a modo de bypass si necesitamos liberar tensión en el resto de mangas sin desperdiciar agua.
El tercer técnico se situaría al pie de las torres para garantizar su estabilidad y encargarse de corregir su orientación y regular el cabezal para obtener el tipo de gota deseado.

Detalle cabezal regulable de torre para realizar efecto lluvia
Detalle cabezal regulable de torre para realizar efecto lluvia
La torre de lluvia se sostiene con un sistema de trípode que reforzaremos con sacos de arena en caso de viento. En la base, como hemos comentado, tiene un conector rápido para manguera y en el extremo más alto cuenta con una cabeza con una apertura regulable mediante palometa y arandela que nos permitirá obtener gotas más gruesas o una lluvia más pulverizada.

Trípode reforzado con sacos de arena
Trípode reforzado con sacos de arena
Las herramientas que recomiendo para realizar efectos de lluvia son, en primer lugar una navaja multiusos, personalmente utilizo una Swisschamp de Victorinox. Después de este útil imprescindible y que recomiendo llevar encima en rodaje sea cual sea el efecto a realizar, necesitaríamos:

– Un buen destornillador para afianzar todas las abrazaderas
– Una llave grifa para el montaje de las torres
– Un rollo de teflón, guantes
– Trozos de cuerda o goma para recoger las mangueras

y por supuesto calzado y ropa impermeable, no hay nada más desagradable que trabajar calado hasta los huesos.

Efecto lluvia realizado con torres
Efecto lluvia realizado con torres

Finalmente, no olvidéis vaciar completamente de agua las diferentes mangueras antes de guardar el material y si tenéis opción de secarlas extendidas antes de enrollarlas mejor que mejor, estaréis prolongando la vida de vuestros equipos.

No hay comentarios

Dejar respuesta